top of page
  • Foto del escritorValentin Marco

LOS BENEFICIOS DEL TRABAJO POR OBJETIVOS

Constantemente la consultora define propuestas de mejora a sus clientes en función a sus diagnósticos sobre números, procesos, estructuras, mercados, estrategias y más. Estas son desagregadas en distintos objetivos que el equipo de trabajo debe cumplir, pero para ello primero debemos comprender: ¿Por qué resulta útil definir objetivos empresariales?


Los objetivos empresariales presentan los resultados que la empresa pretende alcanzar en un determinado plazo de tiempo. Sin importar el tamaño o la complejidad de una empresa, estos objetivos siempre están, ya sea en un plan de negocios, como así también en la mente del dueño. En otras palabras, son los pasos definidos para alcanzar los resultados que la empresa espera. Además, en ellos se incluyen las estrategias que se utilizarán para conseguirlos, los plazos de tiempo y los recursos necesarios. Dichos objetivos configuran el “camino correcto” para avanzar en el tiempo y cumplir con las propuestas definidas.


Plantear la mejora constante a través de objetivos concretos permite trazar ese camino hacia los resultados esperados. Con ello se logra que la toma de decisiones en toda la empresa esté orientada y coordinada hacia ello, se alinean los enfoques y se unifican los esfuerzos hacia una misma dirección. De este modo, orienta a todo el equipo a trabajar por un mismo fin, generando compromiso y una mayor participación, funcionando como una excelente guía para la asignación de recursos, tareas y personal a las distintas actividades del día a día organizacional, revelando prioridades y disminuyendo incertidumbres.


Además, la implementación de objetivos no sólo coordina y motiva al equipo de trabajo. A nivel gerencial proporcionan un parámetro para medir el progreso, supervisar el funcionamiento de la empresa y continuar definiendo planes de mejora contínua. De modo que desencadenan nuevos objetivos y direccionan la formulación de estrategias de cara al futuro.


Estos objetivos pueden ser de todo tipo: desde aumentar la rentabilidad del negocio, obtener mayor productividad o mantener el flujo de caja, hasta mejorar el servicio al cliente, retener a los recursos humanos o cambiar los valores del equipo. Lo importante es que, una vez definidos, se traduzcan a metas específicas. Como los objetivos “permiten trazar el camino hacia los resultados esperados”, las metas permiten trazar un camino hacia esos objetivos esperados.


Dichas metas deben ser específicas de modo que sean relacionadas a objetivos concisos. En segundo lugar, deben ser medibles para poder hacer el seguimiento que permite monitorearlas individualmente. Deben ser alcanzables, dado que resulta muy poco motivador definir metas que nadie puede cumplir. Deben ser temporales, con fechas límite que se ajusten a las actividades definidas. Por último, deben ser realistas, dado que no solo deben definirse con los aspectos ya mencionados, sino que también deben tener un efecto directo en el negocio a fin de lograr una evolución hacia el cumplimiento del objetivo.


Desde la consultora analizamos el negocio y asesoramos al empresario en la definición de objetivos generales y metas específicas para alcanzarlos. Luego, brindamos apoyo en la definición de un plan de acción para alcanzar cada una de ellas. A partir del plan de acción establecemos reuniones de seguimiento, puntos de evaluación e indicadores de avance que nos permiten monitorear constantemente el progreso del equipo en relación a cada actividad asignada.






- MC CONSULTORA EMPRESARIAL

Comments


bottom of page